miércoles, 11 de julio de 2012


La gente en Occidente piensa de los espacios sagrados que son lugares designados como santos, iglesias o templos, o tal vez un lugar hermoso en la naturaleza.
El chamán entiende que él o ella puede crear un espacio sagrado en cualquier lugar y en cualquier momento, al centrar la atención y el poder de convocar a los cuatro puntos cardinales y la Madre Tierra y el Sol Padre. De este modo, el sabio es capaz de entrar en relación con los cuatro principios chamánicos de organización del mundo: Sur como el lugar de la serpiente; Oeste como el lugar del jaguar, del Norte como el lugar de los colibríes, y el Este como el lugar del águila.
Los sabios creen que estos arquetipos de origen animal son más que símbolos, son energías primordiales con cualidades y poderes propios.
Cada uno de estos animales pueden ser vistos como la representación de una de las cuatro fuerzas fundamentales de la naturaleza, descripta por la física como las fuerzas de la gravedad, el electromagnetismo, la fuerza nuclear fuerte y débil. Los biólogos también reconocen que toda la poesía de la vida está escrita con un alfabeto que contiene sólo cuatro letras: las cuatro letras o pares de bases, del ADN. La única diferencia entre el punto de vista chamánico, de la física y del biológico es que los sabios creen que pueden convocar e interactuar con estas fuerzas de la naturaleza, efectivamente en comunión con la biosfera.
Por esta razón, los chamanes siempre comienzan sus meditaciones y ceremonias mediante la creación de un espacio sagrado. Incluso si usted no usa las palabras en la oración a continuación, dirigase a cada uno de los cuatro puntos cardinales y sienta una conexión con cada uno de los arquetipos de los animales. Ayude a su cerebro, educadoy lógico, a entender que estas son personificaciones de las antiguas fuerzas de la naturaleza.
A medida que se da permiso para conectarse con las cuatro direcciones cardinales, el cielo y la tierra, imagine la red luminosa que lo conecta con la naturaleza y toda la vida. El espacio sagrado es santo y seguro.
Usted puede imaginarlo como una cúpula brillante por encima de la sala en la que se encuentra. Este es un espacio tangible, donde usted puede bajar las defensas de su cerebro más viejo, es un lugar donde usted puede elevarse por encima de su conciencia depredadora.
Usted puede notar que los demás sienten la tranquilidad y la belleza de este espacio, también, como se desactiva el conflicto y hace la conversación fácil y significativa.
Crear un espacio sagrado es un experimento en el poder de la intención que le permite convocar a las facultades curativas de la naturaleza y entrar en una relación correcta con todas las fuerzas de la creación.



Power Up Your Brain

No hay comentarios: