sábado, 28 de mayo de 2011

Jornada de apoyo a través de la meditación en la plaza porticada.

Ayer llegué con algo de retraso a la cita de la porticada para la meditación. Entre el ruido y sonidos de la urbe y los coches, el sonido de los barcos, del mar al fondo que con su brisa se adentra en la aureola del asfalto, una rata que parecía una ardilla trepando a un magnolio de los jardines de Pereda frente al bco. de Santander y un buen grupo de asistentes que nos dejaron unos cantos y unos aromas que me hicieron sentir en familia y poder sostener la meditación...con grupo de apoyo incluído. La alegría y la Paz se sintieron en todo momento y un poco el mensaje era que el cambio empieza por uno mismo y la meditación es una buena medicina para ello.
Fuí a despedirme por la plaza sobre las 1,30 h -2 h, y aún tuve tiempo de participar en una asamblea donde el cansancio no velaba en absoluto esa ilusión, el entusiasmo y la responsabilidad por lo bien hecho.

No hay comentarios: