jueves, 23 de diciembre de 2010

CICLO 2.011.

-A su hora, sólo en la tipi frente al fuego encendí el cigarrito que me acompañaría durante tres días. No solamente te quise sino que te sentí toda la noche conmigo. A estas alturas no hay avatar que nos separe si no lo queremos. El ciclo ha llegado a su fín con el comienzo de este nuevo que ya cuenta hacia detrás.
Ser imperecedero que contesta a la llamada del trino de aguas o que responde cuando se apoya la unión de las fuerzas de todos los fuegos encendidos, de una manera cálidamente espectacular.
-Medicinas de nuestra cultura que refuerzan nuestros propósitos.
-El sentir de un trabajito bien terminado y ya, conformando el compromiso para el nuevo ciclo.
-¡Esa tribu! que se consolida con el tiempo y que sostuvo dos fuegos encendidos esa noche de solsticio en un radio de 50 km. Que no me importe decirlo, somos más irradiando de lo mismo.
-Y si no coincidimos en el solsticio, coincidimos la noche del día del eclipse en la que cerramos el fueguito. Y los que no pudieron acudir estuvieron presentes como siempre.
-Pombita, Natxo, Zaida, Alba, Álvaro, Fiorella, Luis, María y Natxo son lo único que se repetirá en éste ciclo-2011 porque sin todos ellos yo no soy nada.
Ahó metakioáse.

1 comentario:

labatterie dijo...

si no coincidimos en el solsticio, coincidimos la noche del día del eclipse en la que cerramos el fueguito. Y los que no pudieron acudir estuvieron presentes como siempre.