martes, 29 de junio de 2010

SE VENDE AGUA DEL RIO.

SE VENDE AGUA DEL RÍO
Aquel día, el sermón del Maestro se redujo a una sola y enigmática sentencia.
Se limitó a sonreír con ironía y a decir:
“Todo lo que yo hago aquí es estar sentado en la orilla y vender el agua del río”.
Y concluyó su sermón.

El aguador había instalado su puesto a la orilla del río y acudían miles de personas a comprarle agua. Todo el éxito de su negocio dependía de que aquellas personas no vieran el río. Cuando, al fín, lo vieron, él cerró el negocio.
No recuerdo quien es el autor!!
Bonsancá, saravá.

No hay comentarios: