domingo, 20 de junio de 2010

José Saramago, descansa en paz.

Siente el corazón del fueguito que toca.
Y al que le toca, le toca
y si te toca, te toca.

Cuando una estrella se apaga
otra se enciende
y seguimos todos formando parte de ella
...con sus enseñanzas.

Gracias, JOSÉ SARAMAGO.
Bonsancá, saravá.

1 comentario:

MA dijo...

Preciosas letras , todos formamos parte del universo y somos chispas vivas de energía del mundo , en la vida.

Saramago es ya una estrella que brilla en la tierra, y en el cielo con luz propia.

Un cordial saludo de MA.