lunes, 7 de julio de 2008

 
- Salir de la oscuridad del vientre materno
sin apegos y sin esperar nada,
supone esperar mucho,
de mí mismo.
- Por ello, de la contradicción discierno
y doy la duda por zanjada,
bien quemado el cartucho
por mí mismo.
- Bienvenido sea el fueguito y tranquilito
que ahí, en el centro, todo está quietito.
Bonsancá, saravá.
Posted by Picasa

No hay comentarios: