miércoles, 30 de julio de 2008

- Me sentí como en una ceremonia con el blues-man y me encendió especialmente cuando paseó de la mano de J. B. Lenoir.
- Gracias a la organización, me quedé sin ver a los teloneros.
Bonsancá, saravá.

No hay comentarios: