domingo, 6 de abril de 2008

 
Posted by Picasa
-Ayer tuve de nuevo la ocasión de asistir al temazcal y vimos despertar a el fueguito compartiendo los últimos rayos del sol. Este quedó dando calor a las piedras que más tarde nos harían sudar permitiéndonos un nuevo emerger en la vida. Todavía mi cerebro y mi corazón huelen a fuego y a humitos y mi piel rezuma limpieza y frescor.
Ahó metakiase.

No hay comentarios: