miércoles, 19 de septiembre de 2007



La cita, en un bar de Colindres. Ambiente, centroamericano. Pregunto si tienen thé verde. Con cierta parquedad, me dice la camarera que sí. Me pone uno por favor. Nos sentamos en una mesa para esperar a Gonzalo. Me trae el thé y cuando voy a servirme, miro la etiqueta y veo que es menta poleo. Bueno me es igual.Al servírmelo, observo que la jarra no tiene pitorro de salida en su lugar, sin embargo, hay un orificio de salida ladeado y en un lugar absurdo. Hostias! dadá, me dije. Chus y yo compartimos bien el surrealismo en nuestras vidas, quizá porque este se hace realidad ante nosotros constantemente. Sin servirme el thé, abro la tapa de la jarra para su exámen y ¡ jóder!, me doy cuenta de que me ha servido el té en un azucarero, por lo que ese agujero descolocado, no es otro que el de la cucharilla. Así mismo...¡ VIVA LA REVOLUCIÓN!, siempre lo he dicho y tienen todo mi apoyo.
Gonzalo hace acto de presencia, puntual y EN GUARDIA LA VANGUARDIA. Sorprendente pero es cierto, bien en guardia la vanguardia. La vanguardia es la nariz y es la que va más por delante en nuestro ser físico. Además es la que controla nuestra oxigenación realizando una respiración correcta y rítmicamente encajado el karma. Nos presentamos y nos pidió ausentarse un mommento. Fué breve, nos tomamos el thé y nos fuimos a su casa. Aparcamos bien y subimos con las mochilas.
Calor de hogar, nos presenta a su padre y nos explica y enseña lo que vamos a cenar, después de charlar un poco y defumar unos pitis.

Gonzalo, por un lado es una máquina de absorción de la información que cree mucho en lo que hace, de ahí su vehemencia, y por otro lado una máquina divulgativa de su aprendizaje.
Irradia bien estar y quizá felicidad(esto último es lo que me despista). No para de hablar y enseñar. Es estudioso y comparte sus estudios con nosotros. Hablamos y le preguntamos por su camino y después de cenar hablaríamos de nuestros propósitos y del desarrollo de la ceremonia a realizar.
Pasamos a la cocina, dejando las puertas abiertas( de esa manera se sabe, que si la puerta está cerrada, quiere decir que hay alguien en esa habitación).Entre él y su padre, cocinaron con una exquisitez culinaria digna de resaltar, una marmita. El orden y la limpieza reinó en todo momento, incluso la ventana y el aspersor se encargaron de renovar el aire.

La noche nos regalaba un aire húmedo y fresco, manteniéndose una buena temperatura, aunque nos hiciera presentir la lluvia que habría de venir. Cenamos (Exquisito), charlamos con su padre y recogimos. Su padre se despidió para acostarse, y nosotros preparamos las camas en la habitación dónde dormiríamos y pasamos a la de Gonzalo. Allí planificamos la ceremonia atendiendo a sus instrucciones. A las 0.00 horas, nos acostamos para despertar a las 4.00 horas. Nos despertó puntual a la hora acordada. Durante la noche, salvo en el cuarto de baño y en la cocina, no se consume luz eléctrica sino luz con velas.
Nos levantamos, tomamos una infusión de hortigas, recogimos nuestra habitación, preparamos las mochilas e iniciamos nuestra ceremonia andando hacia la playa de Laredo. Un tractor caminaba de extremo a extremo acondicionando la arena. Nosotros nos desnudamos y fuimos al agua. Todavía nos llovía un poco. Cogimos cada uno una piedra del mar nos secamos y con el mágico sonido de la maraca hicimos nuestros cantos mirando hacia el sur. Nos tomamos un chupito, nos defumamos un piti y seguimos nuestra caminata hasta el río Asón, por caminos alternativos, salvo algún tramo corto de asfalto que no pudimos evitar.

Ya no llueve, la noche es fantástica y llevo demasiado peso en mi mochila( esto ya no tiene arreglo).
Llegando al río Asón, ya nos empezábamos a fundir con la gente que subía de romería a la Bien Aparecida. Pero nosotros hicimos nuestra parada en el río y buscamos un espacio lleno de piedras, dónde nos bañamos de nuevo y de nuevo(ya ha amanecido) con la maraca, hicimos nuestros cantos. Hacemos un repaso y en guardia la vanguardia, nuestro karma, nuestra respiración y en mi caso el propósito de dejar de fumar entre otros.
Por un momento sentí sensación de embudo con cada vez mas aglomeración de seres en una misma dirección, por caminos y senderos, a veces invadidos por vehículos de tracción mecánica que levantaban cierta polvareda, alguna que otra fuente, varias casonas curiosas y una obsesión heráldica, plasmada en sus escudos de bajo y alto relieve, aéreos o en curva y todo esto a través de unos montes invadidos por eucaliptos, incapaces de aniquilar la fuerza de los frutos autóctonos de estos parajes.

Improvisamos un último baño, en un bebedero de animales(precioso rincón) con un manantial recogido.
Por fín se atisba ese lugar de poder que es nuestro objetivo. Mucha gente. Chus y Gonzalo se adentran en la ermita, creo que subieron al campanario. Yo me quedo en un prau y les espero. Cuando regresan a mi encuentro, compramos nueces y un poco de cecina para cenar esta noche en casa de Gonzalo. Él compró 4 velas de 50cm por lo menos y nos dirigimos al lugar de poder, yo al menos, desde mi agsnosticismo y con mis propósitos.

Hicimos un bloque con las cuatro velas y sorteando las llamas de todas las velas que ya habían colocado los romeros, estiró Gonzalo su brazo por encima y soltando un chorro de cera en el suelo, colocó nuestro bloque de 4 velas, bién fundidas al chorro. Acto seguido, sacó tres calcetines. De uno, salió un tarro de cristal con agua del mar. De otro, con agua del río y del tercero, salieron dos cuencos de cristal, en uno de los cuales depositaríamos agua dulce y salada en el otro. A su vez introduciríamos las piedras del mar y las piedras del río cada cual en su agua. Cuando terminamos, un señor nos preguntó el significado de lo que habíamos hecho. Gonzalo le explicó.

Seguidamente nos apartamos del gentío y nos sentamos debajo de un fresno enorme con una gran vista delante de nosotros y descansamos, comentamos, para así tomar nuestro último chupito, defumando un piti. Sacó Gonzalo la maraca e hicimos lo propio y con este acto, iniciamos el regreso.

Llegamos a casa de Gonzalo, tras unos 30km aproximadamente de andadura, cerramos la ceremonia con la cena y unos pitis defumaos y nos vinimos a casa.

Han pasado tres días ya de esto, y lo cierto es que ya no fumo, sigo con mi karma y en guardia la vanguardia.

Bonsancá, saravá.

1 comentario:

Meet New Friends Online Free dijo...

Hi friends,

How are you and how was the day?

Excellent Information!! If you would like to see more great Tips & Information follow me..........
Discount London Hotels Information
Paris Hotels Information
Cheap New York Hotels | Discount New York Hotels
Best Investment Advice | Online Investment Information
Washington Hotels Information
Free Online Dating Tips
Web Hosting Resources Central
Online Casino Games
Video Information so, please use this websites for u & for your friends OR please don’t remove this comment.


Best Regards,
Meet New Peoples