miércoles, 11 de julio de 2007

Por dentro, sombra y regocijo para la tertulia el amor y el descanso. Por fuera, el mediterráneo deja penetrar a los rayos del ocaso, recortando las montañas en la lejanía que inunda con su fragancia y con su belleza los jardines del Comandante Lúpulo. Una ducha recogida, al aire libre y entre o bajo los arbustos, nos espera, más bien nos invita a pasar por ella para delimitar un día del otro. Nosotros nos encargaremos de que el tiempo no sea un carcelero.
Bonsancá. Saravá.

No hay comentarios: