lunes, 30 de julio de 2007



En la Simpática, los andrajos de la púrpura parecen dominar la situación, sin embargo, la presencia del comandante Lúpulo que habita en su alma, parece como si en las entrañas de la roca fuese. Es el que permite que esos jardines bien mediterráneos que se me antojan amazónicos alguno de sus rincones, derrochen ese verdor con sus fragancias. Sin su presencia y sin su actividad, la Simpática parece como que ya ha hecho de eslavón generacional dispersando sus energías.

Bonsancá. Saravá.

No hay comentarios: