martes, 31 de julio de 2007

Dedicamos un tiempo a despejar y a limpiar todas nuestras puertas de comunicación para despegar a continuación en nuestra noche. Cuando surgieron dificultades, se me indicó una pauta fundamental para llegar de manera clara a respuestas y soluciones. Habría de aliarme al fuego durante toda la noche, separando lo espectacular y vendible de lo profundo y de lo que no tiene precio.
Bonsancá, saravá.

No hay comentarios: