martes, 24 de julio de 2007

Como tantas veces en la vida, la música me ayudó a conectar conmigo mismo y con el universo, impidiendo que el tiempo se comportara como un carcelero, al adquirir la condición de infinito, convirtiendo entonces todos los sonidos en visiones y sensaciones. Esto es lo que lo diferenció de lo cotidiano. Todo a través del fuego y espero poder escribirlo.
Bonsancá. Saravá.

No hay comentarios: