martes, 31 de julio de 2007



...que así se antojó como regalo en este pequeño gran rincón del universo, donde las fronteras han desaparecido para todos nosotros, incluyendo las del tiempo.

No hay comentarios: