martes, 5 de junio de 2007

Comenzó porque me limitaban los años
doce años, quince años, veinte años...
Eran límites, eran fronteras soportables;
el año que viene, cuando cumpla treinta años;
el año pasado, el nuevo año...
Eran límites amplios,
era posible la lejanía, el horizonte,
¡ por muchos años!. Los espacios
dominaban el tiempo,
recibías la aurora, despedías la tarde
ampliamente y amabas
dulcemente los sueños.
Los años eran carceleros
pero rondaban muy distanciados.
¡Había quien vivía cien años!.
Más tarde, comenzaron los meses a limitarme,
aparecían súbitammente, todo era muy distinto
el tiempo dominaba a los espacios,
era un límite más agobiante,
estaban más próximos los carceleros,
¡ eran carceleros!:
el mes que viene, dentro de unos meses,
me oprimían mis propios límites,
¡ originaba límites!qué había sido de aquellas apacibles distancias,
hay tiempo por delante, decía,
cómo me limitaban los años.
Ahora miraba con recelo todas las cosas,
nueve meses, tres meses, un mes de plazo,
meses, meses volando sobre los sueños.
¿ y las semanas?. Dejaron los meses de ceñirme
y un nuevo límite me controlaba, una nueva medida
extendida por todo el mundo, cubriendo de espejismos todas sus galerías.
Contaba la vida por semanas, semana tras semana.
Los carceleros eran los oficiales de semana,
me distraían, me envolvían en les verdades falsas,
la próxima semana, dura muy poco una semana,
la semana santa, mi mundo era la semana la realidad era la semana,
la semana, sólo existía la semana.
Qué era un mes sino cuatro semanas
y qué era un año si no cincuenta y dos semanas...
y contaba las semanas y veía la humanidad ansiosa
forzada a la semana, viviendo para el fín de semana,
vivos libres sólo el fín de semana.
Después fueron los días, empecé a contar los días,
me sobresaltaban los días, era cuestión de días,
pesaban enormemente los días y deseaba a la vez que pasaran los días
y que no pasaran...
Me aferraba a los días, ¡ buenos días!
el día estaba allí, era un carcelero inamobible/onnipresente
todo lo medían los días, ¡ no era libre!, ¡no podía ser libre!,
el día de mi boda, el día de mi licenciatura en filosofía,
apenas encontraba un hueco para mi aventura,
apenas quedaba espacio y yo necesito espacio, mucho espacio,
no podía salirme de los días, un día y otro día
el día de las fuerzas armadas, mañana será otro día, ¡ otro día !.
Crecía la muralla de los días, el circo de los días,
un día se comía a otro día, los límites eran insostenibles,
días de ayuno, días de alegría pero todo medido
era preciso obedecer al día,despertarse al despertar el día,
dormirse al dormirse el día, ¡ la orden del día!,
un día es un día, en los próximos días...
Ahora, mientras escribo este poema,
ya no cuento los días sino las horas,
faltan tres horas, dura cuatro horas, qué hora es, a qué hora...
Los carceleros se han convertido en mi sombra,
apenas hablo, las horas se confunden y me confunden,
límites, límites, la tarde, la mañana, el mediodía,
una hora cae sobre otra hora, aplasta a la otra,
una hora es como otra hora, hora adelantada
horas extraordinarias, ¡hace horas/extraordinarias!,
la danza de las horas, horas perdidas, el record de la /hora,
no somos seres, somos horas, cuerda de horas,
una cada dos horas, cada seis horas, y suenan las horas
y ya sólo puedes oír las horas,
y todo ha de moverse en un horario,
todo ha de estar a su hora,
todo tiene su hora,
cuántas de mis horas son mis horas,
media hora, un cuarto de hora, ¡la hora!
Me destruye pensar que he nacido para las horas,
Habro las manos y las tengo llenas de horas.
¡Ah, carceleros, horas terribles que nubláis mis ojos!:
dentro, os llevo dentro, estoy lleno de carceleros, de/sombras.
No quiero ni pensar cómo será mi vida cuando dependa de los minutos,
cuando sean ellos mis carceleros y no exixtan los espacios,
los sueños, las dudas, cuando mi cuerpo sea un garaje de minutos,
minutos, minutos, no tengo ni un minuto, sólo cinco/minutos,
todo sucederá en minutos, qué hará de mí la furia de /los minutos,
cuando no pueda perder ni un minuto,
cómo podré soñar o rebelarme en un minuto
qué humillación me aguarda cuando en mi vida
sólo se muevan las agujas de los minutos,
qué espacio puede haber entre minuto y minuto.
¡Qué oscura noche había en vosotros, meses, años,
y qué traición vuestros espacios!
¡Erais minutos, minutos, sólo minutos!
¡Que se hunda el mundo será cuestión de minutos!
Finalmente, finalmente, ah, finalmente, cuando apenas aliente un soplo en mis sentidos,
y sólo existan los segundos sean los segundos los que ciñen mi cuerpo
mi vida, todo mi ser un carcelero monstruoso, un áspid,
una /vívora destruyendo los últimos reflejos,
todo el mundo un carcelero horrible,
y cuando todo sean fantasmas y las ideas se/conviertan en nubes
y los sentidos en cavernas y en los últimos segundos
pasen los años, los meses, los días y las horas convertidas en aire
y se cierren mis hojos y los rostros sin vida rían como nunca
por todos los abismos del mundo, cómo desearé seguir prisionero del tiempo,
cómo amaré al tiempo-¡yo era tiempo, dolorosísimo/tiempo!-
cómo amaré los límites-sólo ellos no estaban/muertos-
los años y los meses, los días y las horas y los minutos,
todos los límites del mundo.
¡Cómo me arrancará la eternidad del tiempo!.

JESUS LIZANO.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hi friends,

How are you and how was the day?

Excellent Information!! If you would like to see more great Tips & Information follow me..........
Discount London Hotels Information
Paris Hotels Information
Cheap New York Hotels | Discount New York Hotels
Best Investment Advice | Online Investment Information
Washington Hotels Information
Free Online Dating Tips
Web Hosting Resources Central
Online Casino Games
Video Information so, please use this websites for u & for your friends OR please don’t remove this comment.


Best Regards,
Meet New Peoples