viernes, 25 de mayo de 2007

Estaba con dos amigos hablando de algo que de pronto se convirtió en una obsesión para ellos. Ambos trataban de explicarse mutuamente que los meses eran cada vez más cortos. Pese a que elevaron el tono con la sublime intención de que todos se enteraran de sus absurdas y vanales explicaciones, esperé con paciencia y no poca astucia confieso, hasta encontrar mi hueco adecuado e invulnerable y les dije: ...la vida es corta, los meses son todos iguales. No era mi intención pero ahí se acabó la conversación.
En la parte superior se puede apreciar el reloj de sol con su gnomo de acero inoxidable. En la parte inferior hay cuatro caras. Una mira al este y aparece un sol saliendo. Otra mira al sur y aparece un sol pleno. Mirando al oeste aparece un sol poniéndose. Por último mirando al norte he puesto a la luna que como dicen los de la fuga, ...de dónde sacará las pelas para salir todas las noches.

No hay comentarios: